27 jul. 2010

Ella no está


Amanece, y ella no está.
A cada paso que doy el sonido del viento sobre mis orejas susurra su nombre.
Escribiré mis mejores versos.
He estado llorando, recordando lo impotente que me siento.
Intentaré escribir mis mejores versos.
Pero ella no está.